Queremos acción, no hablar: Trump sobre tema migratorio

Queremos acción, no hablar: Trump sobre tema migratorio
  • 03 Junio, 2019

El mandatario pretende manipular el censo para suprimir el voto de las minorías y aumentar sus posibilidades

En una continuada oleada de ataques contra México, el Presidente estadounidense, Donald Trump, lanzó ayer una serie de mensajes en los que planteó su amenaza de manera frontal: o resuelven la crisis en la frontera o nuestras empresas y trabajos que se mudaron al sur de la frontera se regresarán a través de nuevos impuestos.

Respecto a la delegación que el Gobierno mexicano envió a Estados Unidos, Trump advirtió que el problema es que México ha estado hablando por 25 años: “queremos acción”.

El presidente Trump advirtió en la semana de la imposición de aranceles a importaciones mexicanas a partir del 10 de junio.

Se prevé que hoy comiencen las negociaciones en Washington con los secretarios mexicanos de Economía, Graciela Márquez; y de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos.

El esfuerzo de resolver la situación, trajo a Washington a una delegación Mexicana encabezada por el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, y el canciller Marcelo Ebrard. Se reunirán el miércoles con sus homólogos estadounidenses, encabezados por Mike Pompeo, en el departamento de Estado, en busca de una solución… mientras el presidente Trump viaja a Londres.

El aumento en la guerra comercial desestabiliza y amenaza a fabricantes, consumidores y a la economía global, advierten expertos en relación al plan de Stephen Miller y Peter Navarro, quienes acusan a México de “exportar indocumentados”, propiciando el desplome de mil puntos del mercado de valores, temerosos de que el apetito de Trump por conflictos comerciales se extienda a otros socios comerciales, incluyendo países europeos.

El chantaje

La furia y frustración por el humillante desmentido del fiscal especial, Robert Mueller, a la supuesta exoneración de cargos de colusión y obstrucción que el procurador general de EU, William Barr, difundió, manipulando el llamado Reporte Mueller, el presidente Donald Trump recurrió al chantaje de castigar a México con tarifas comerciales, para desviar la atención de las cada vez más voces que piden su juicio político.

El último día de la intensa y silenciosa investigación de Mueller, calificada por Trump como engaño y cacería de brujas; en su último día como fiscal especial en el Departamento de Justicia, Mueller dejó claro, en sólo 9 minutos, que Rusia utilizó múltiples métodos para interferir en la elección presidencial de 2016 en favor del magnate y que su reporte no exoneró ni reivindicó al Presidente, a quien no pudo consignar, a pesar de evidencia, porque no lo permite la Constitución.

“No colusión, no obstrucción, no nada…”, insistió Trump este domingo y los días anteriores. “Lo que los demócratas tratan de hacer es el peor pecado en el negocio del impeachment, según David Rivkin, académico constitucionalista”, agregó mientras viajaba a Londres.

Tras la conferencia de Mueller, el Presidente reaccionó iracundo, desviando la atención hacia su guerra comercial -ahora contra México- con el tema migratorio, que será central de su campaña por la reelección en 2020.

En tanto, los republicanos preparan una guerra sucia modificando distritos electorales para diezmar el voto demócrata y fortalecer el republicano, y los evangélicos acusan a opositores de Trump de propiciar una guerra civil.

Tarifas a México: el nuevo frente

A diferencia de aspirantes presidenciales demócratas que plantean temas frescos como educación, cuidado infantil, vivienda, cambio climático, préstamos estudiantiles, impuestos e iniquidad salarial, Trump continuará promoviendo el odio racial que lo impulsó a la presidencia, intensificando sus ataques a México, bajo el argumento de la inmigración indocumentada, abriendo un nuevo y peligroso frente de su campaña global para golpear y presionar a otras naciones con métodos similares, hasta que cedan a sus demandas, según expertos.

Eso ocurrió con China y Corea del Norte, donde pasó de la “furia y fuego” a “enamorarse” de Kim Jong-un, a quien ahora trata de convencer de construir desarrollos turísticos en los que sus empresas son las principales interesadas.

“El Presidente podría estar calculando peligrosamente su posición, basado en la incertidumbre de su conocimiento político, especialmente con miras a su posible reelección en 2020”, dice el ex-embajador Christopher Hill.

Neil Bradley, vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que representa a las principales y más grandes empresas de este país, opina que “esas medidas son negativas para la economía estadounidense y las familias trabajadoras, y no tenemos otra alternativa que buscar la forma de revertirlas”.

Así piensan también ya muchos productores agrícolas que sufren cuantiosas pérdidas económicas a causa de la guerra comercial con China lo que Trump trata de aliviar con subsidios que pagan los contribuyentes, no con dinero que se pagan en tarifas, como dice el mandatario.


Nota aclaratoria: Las noticias no reflejan necesariamente la opinión de la Firma García Terán y Torres Asociados SC y/o de alguno de sus integrantes. La responsabilidad corresponde, a la fuente y/o el autor del artículo o comentario en particular.

Fuente de Información: 24 HORAS

Etiquetas